PRINCIPIOS

Nuestros principios orientadores Fieles a la Doctrina de nuestro Santo Fundador y sus reglas son:

  • La pedagogía lasallista busca una educación de calidad que fomente una enseñanza excelente, un aprendizaje comprometido y la dirección eficaz de las escuelas.
  • En términos lasallista, la “pedagogía” es el proceso de ayudar a los estudiantes a conseguir su salvación, descubriendo sus potencialidades y su misión en el mundo.
  • Consideramos que la formación debe partir de la orientación católica:

Cada uno es creado a imagen y semejanza de Dios (“Imago Dei”)

La plenitud de la existencia del ser humano se encuentra sólo en el    seguimiento de Jesucristo, como camino, verdad y vida.

Dios desea que cada uno tenga plenitud de vida (salvación).

Cada ser humano tiene un destino eterno

Los seres humanos han sido dotados de libre albedrío y comparten la responsabilidad sobre el mundo y sus recursos.

La educación establece una síntesis entre fe y razón, fe y cultura, fe y vida.

Integra la opción preferencial por los pobres.

  • Los estudiantes son protagonistas de su propia educación.
  • El carisma Lasallista es un don del Espíritu Santo a la Iglesia, que se renueva constantemente en nuestra acción educativa.
  • Formamos en una educación integral y activa que permita a los estudiantes conocer, comprender y transformar la sociedad actual, según el evangelio de Jesucristo, desde el lugar en que se desenvuelven.
  • Nuestros estudiantes están llamados a ser “Profetas en el mundo de hoy» denunciando, anunciando y dando testimonio de los valores del Reino, cultivando una actitud crítica y creativa, según el Evangelio de Jesucristo.
  • el Proyecto Educativo Evangelizador Lasallista, en permanente construcción comunitaria, orienta la labor educativa parta formar niños, niñas y jóvenes a la luz del Evangelio de Jesucristo, con el sello particular de San Juan Bautista De La Salle.
  • La pedagogía lasallista ofrece una comprensión particular de la dignidad del trabajo del maestro.
  • San Juan Bautista De La Salle, considera a sus docentes son ministros de Jesucristo y de la Iglesia, que colaboran activamente en la salvación de sus estudiantes.
  • Propiciamos la formación permanente del docente lasallista para que oriente su acción educativa, según los principios del Evangelio y del carisma de San Juan Bautista De La Salle.
  • Afirmamos que la familia, fundada en el amor, es la primera educadora de la persona en su desarrollo humano y cristiano.
  • Los miembros de la Comunidad Educativa Lasallista deben estar en comunión con el mundo que les rodea, creado para nuestra felicidad, conociéndolo, respetándolo y heredándolo a las nuevas generaciones.
  • La organización de la Comunidad Educativa Lasallista favorece el diálogo constructivo, la subsidiariedad y la complementariedad, creando un clima adecuado para el desarrollo de todos sus componentes.
  • Todo proceso educativo debe estar atravesado por la doctrina de Jesucristo y por el estilo pedagógico de San Juan Bautista De La Salle, con el fin de experimentar en el currículum y en la organización escolar, una institución educativa en pastoral.
  • La educación desarrolla al máximo las capacidades de todos los estudiantes, prestando atención especial a los más necesitados, como lo deseaba San Juan Bautista De La Salle.
  • consideramos como centro la persona del estudiante, en cuanto a sus procesos: afectivos, cognitivos, socio – culturales y religiosos.
  • La escuela lasallista promueve una educación personalizante, asegurando el aprendizaje de todos sus estudiantes, según el deseo de San Juan Bautista De La Salle.